Slide Mensaje del Rector |
SEP
01

| Septiembre, 2021

Algunas personas comentan que nunca imaginaron les tocaría vivir algo así, o bien, que la pandemia les tomó de sorpresa, cuando en realidad es algo que se esperaba desde hace más de 20 años y lo sabíamos, pero no teníamos idea de cómo prepararnos.

Pensamos en el impacto que esta generación ha recibido, olvidando que a otras generaciones les ha correspondido vivir crisis quizá aún más difíciles. Generaciones que vivieron en tiempos de guerra, que experimentaron campos de concentración, que sufrieron persecución, pobreza, hambre, soledad y abandono. Sin embargo, algo común a todas estas generaciones pasadas ha sido la esperanza, y por ello, fueron capaces de reconstruir sus vidas.

El filósofo surcoreano, BYUNG – CHUL HAN, hablando sobre el virus dice que el COVID-19 “es un espejo que refleja las crisis de la sociedad. Hace que resalten aún con más fuerza los síntomas de las enfermedades que nuestra sociedad padecía ya antes de la pandemia. Uno de estos síntomas es el cansancio. De un modo u otro, todos nos sentimos hoy muy fatigados y extenuados. Es un cansancio fundamental que acompaña nuestras vidas como nuestra propia sombra. Hasta la inactividad a la que fuerza el confinamiento nos fatiga.”

Este cansancio permanente, se refleja también en muchos de los estudios que se han realizado actualmente respecto a la frustración y estrés que los jóvenes universitarios han sentido detrás de las pantallas durante este año. El cansancio ha permeado de tal manera en nuestras vidas que ha llevado a muchas personas de todas las edades a estados depresivos. Ante estas circunstancias, vivimos una crisis que, a mi juicio, resulta de mayor profundidad, ya que viene acompañada de insatisfacción y de infelicidad. Vivimos una crisis de desesperanza.

Desesperanza es perder una parte inherente a nuestra humanidad: el sentido de propósito. Es perder el derecho que todos tenemos de ser felices y hacer felices a los demás. Existen también en nuestras culturas otros factores sociales de riesgo como son, la discriminación social especialmente de grupos minoritarios, el racismo, la violencia urbana, el desequilibrio económico, la intolerancia religiosa y la explotación excesiva y sin control de los recursos naturales.

¿Cuál será el futuro de nuestro género humano? ¿Qué podemos nosotros hacer para renovar y realmente convertir el mundo en que vivimos y nos pertenece?

Todos conocemos la palabra utopía, acuñada por Tomás Moro en el Siglo XVI, cuando imaginó una isla desconocida donde existía una sociedad ideal, una sociedad perfecta y justa donde todo ocurre en armonía. Sin embargo, una utopía, como sabemos ahora, es inalcanzable. Y ahí está la esencia de lo que nosotros, como Universidad La Salle Noroeste, pretendemos.

Es un caminar juntos hacia el logro de una sociedad más justa, no con la idea de que no lo lograremos; sino al contrario, con la certeza de que aquello que parece imposible lo haremos posible. A treinta años de haber nacido, volvemos ahora a sembrar la semilla de la esperanza que iluminará a nuestra sociedad que tanto la anhela. ¡Abramos posibilidades!

Para abrir nuevas posibilidades es necesario tomar riesgos y pensar diferente. Estos son los pilares de la innovación y creatividad, que nos harán crecer y madurar aún mas como personas y como Universidad La Salle Noroeste. Recordemos lo que Miguel Ángel vio en un block de mármol. A los ojos del artista, no era solo una roca, sino una bella estatua esperando ser liberada después de que el material excesivo de alrededor fuera removido.

Para abrir nuevas posibilidades no podemos basarnos en estadística y probabilidad de lo que se intentó en el pasado y no funcionó, o de algo que prevemos que pudiera ocurrir en el futuro, porque hay probabilidad de que no ocurra. Confiemos en la posibilidad y no en la probabilidad. La posibilidad es infinita y se basa en la visión y la probabilidad se limita por evidencias del pasado. En la posibilidad, el temor y el miedo son permitidos. No pensemos tampoco en los problemas que se nos pudieran presentar para realizar esa nueva posibilidad. Los obstáculos o problemas que se nos van presentando los iremos resolviendo a medida que estos aparezcan.

Veamos con ojos diferentes, veamos más allá de las suposiciones. Recordemos que hay otras formas de ver lo que pensamos que es obvio. A este descubrimiento de una nueva posibilidad, Benjamín Zander lo llama “Encender la chispa de la posibilidad.” Chispa que se va trasmitiendo a otras personas a nuestro alrededor a través de nuestro convencimiento y la pasión de hacer realidad esa posibilidad que encendió la flama.

Siguiendo esta misma línea, tenemos que abrirnos al mundo entero. Nuestras nuevas posibilidades no se pueden quedar solamente aquí, deben de ir más allá del círculo donde nos encontramos. Hermanémonos intercontinentalmente para formar realmente una utopía mundial. El mundo está lleno de posibilidades, que, estoy seguro, seremos capaces de descubrir, a través y con ayuda de nuestros maestros, alumnos y graduados integrados en otros países.

Igualmente, para acercarnos a esta utopía de una sociedad más justa, es importante considerar los valores que nos dan identidad. Son valores que quizá aprendimos en nuestras familias, o bien hemos desarrollado y apropiado a través de nuestras experiencias. Son valores universales que no tienen nacionalidad ni fronteras como son la bondad, honestidad, paciencia, ecuanimidad y humildad.

En esta sociedad donde existe la desesperanza, juntos es que encontraremos una nueva posibilidad. ¡Seamos sembradores de esperanza!

INDIVISA MANENT

Calle Veracruz 1800 Norte

Fraccionamiento Obregón Norte

CP. 85019, Ciudad Obregón, Sonora.

Horarios de atención: 7:00 a.m. - 3:00 p.m

+52 (644) 410.6000 | Conmutador

Para realizar cualquier señalamiento, denuncia o queja ante posibles prácticas irregulares, comunícate a rectitudinstitucional@ulsa-noroeste.edu.mx, en el que señales en qué consiste la queja presentada, las partes que intervienen (señalando fechas, lugares, tiempo y modo), así como un contacto para dar seguimiento a la misma.